martes, 17 de enero de 2012

Escritores contemporaneos Bolivianos, tenemos tantos grandes talentos en Bolivia que segurmante han pasado desapercibidos por nosotros mismos, hoy me gustaria destacar el gran trabajo de un escritor ejemplar que admiro mucho, por su forma sencilla y real de contarnarrar sus historias, la realidad de un alcoholico que vive en las calles, como siente ,como sufre, como viven los más pobres, los niños en las calles, como fueron nuestros barrios pobres de cochabamba y la paz.
yo misma presencie parte de esa realidad y jamás podria haberla contado ni descrito tal como el lo hizo, llevando la imaginación hacia esas pobres calles y los sentimientos al profundo entendiemiento y comprensión de de ese hombre, " que se emborracha para destrozarse el cuerpo y embrutecer sus anhelos" es el Victor hugo vizcarra La Paz,( 1958 – 2006) vivio 33 años en las frias calles, su adiccion por el alcohol le causo una cirrosis y otras complicaciónes, que lo llevarón a la muerte, escribio muchos relatos y leyendas sub urbanas como avisos necrologicos, aculatum y otros drinks,"Coba, Lenguaje secreto del hampa boliviano" borracho estaba pero no me acuerdo, cha ´ki fulero,etc, con una "literatura no definida, sin nombre" como clasificaba él su manera de escribir, era famoso por su “Coba lenguaje secreto boliviano"". tambien la historia de “Cementerio de los Elefantes”, se basa en una leyenda urbana que relatan magistralmente los escritores paceños Jaime Sáenz y Víctor Hugo Vizcarra, en un acercamiento al submundo de la ciudad de La Paz y la vida de los habitantes de la urbe sumergidos en alcohol, delincuencia y autodestrucción. Estos son algunos de sus relatos.


NOCTAMBULO




Hay momentos para beber, para odiar, para hacer el amor, y para aprender a olvidar.
también hay momentos - y estos son los más - para odiarnos a nosostros mismos, por haber pretendido ser ser "uno" y no nos dejaron.
cuando pienso en lo mucho que he vivido y lo tanto que a diario he experimentado, en noches como ésta, cuando estoy rodeado de mi estúpida soledad, tengo ganas de amar intensamente, y por añadidura tambien ser amado.
mi cuerpo necesita sentir el calor de otro cuerpo que se mueva nerviosamente bajo su peso, y mientras mis labios beban afanosos del vacio absoluto de aquella boca ajena, buscar amor, placer, reciprocidad y emociones prohibidas, en las intimidades del vientre fecundo que da su regazo para galopar por senderos no hollados por la maldad ni el resentimiento.
Nunca pude comprender como era posible que en el transcurso de tantos años transcurridos, me haya olvidado que el amor, de tanto esperar, suele morir en el olvido; y lo que alguna vez amamos con intensidad -creyendo que eramos correspondidos-, hoy al evocar aquellos momentos, nos damos cuenta- mejor dicho me doy cuenta- se han perdido en el rincón oscuro de los sueños incumplidos, mientras yo me dedicaba a beber desesperado, embrutenciendo mis anhelos y besos dormidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada